CLIC PARA LLAMAR Disponible 24/7 ◆ Hablamos Español
Clic Para Chatear En línea ahora

Presentar una demanda por lesiones personales después de una mordedura de perro

Las mascotas se han convertido en un elemento básico de la vida moderna. Ya sea que le gusten los perros, gatos, aves, peces, reptiles o animales exóticos, estos compañeros pueden motivarle a hacer ejercicio, consolarle y convertirlo en miembro de la familia. Sin embargo, las personas a veces olvidan que estas mascotas aún tienen instintos animales, lo que puede dar lugar a situaciones en las que un animal, como un perro, llegue a morder a una persona.

Cuando sufre una pequeña punción o daño significativo por un incidente de mordedura de perro, la experiencia puede ser traumática. Además de lidiar con las facturas médicas y la recuperación física, podría encontrarse enfrentando complicaciones mentales y emocionales, incluyendo pesadillas, ansiedad, fobias, y más.

Lo último que necesita en este tipo de situaciones es una pelea sobre si el dueño del perro es responsable o no de los costos asociados con la mordedura. Desafortunadamente, los dueños pueden tener todo tipo de excusas, incluso culpándolo a usted, la víctima, por el ataque.

¿Qué puede hacer para asegurarse que sus gastos médicos estén cubiertos y se le compensa por el trauma que sufrió? Esto es lo que debe saber para presentar una demanda por daños personales tras una mordedura de perro.

Comprender lo que es la responsabilidad estricta

En algunos estados, usted está obligado a comprobar negligencia por parte del dueño del perro, mientras que otros estados tienen reglas de «una mordedura» que dicen que un propietario puede no ser responsable si no hay antecedentes de mordeduras.

California, sin embargo, opera bajo estándares de «estricta responsabilidad». Esto significa que el dueño de un perro es automáticamente responsable si su perro muerde a alguien, siempre que se cumplan ciertos criterios. Por ejemplo, la víctima debe haber estado en una zona en la que estaba legalmente autorizado a estar y no haber provocado al perro.

Independientemente de si va caminando por la calle en Los Ángeles o si toca el timbre de una puerta. Si un perro lo ataca sin provocación, es probable que el propietario sea responsable de cubrir los costos de lesiones resultantes.

Estatuto de limitaciones

En el estado de California, usted tiene dos años a partir de la fecha del incidente de mordedura de perro para presentar una queja por lesiones personales en la corte. Muchas víctimas primero tratarán de trabajar con los dueños del perro y sus proveedores de seguros para obtener los costos médicos y otros cubiertos.

Si el propietario se opone a su reclamación o el proveedor de seguros le da largas, puede que no tenga más remedio que llevar su demanda a los tribunales. Si presenta una demanda después de que el estatuto de limitaciones haya expirado, es probable que su caso sea desestimado, por lo que es importante conocer sus plazos y buscar la ayuda de un abogado calificado que esté bien informado sobre las leyes del estado de California.

Presentar una demanda

Después de un incidente de mordedura de perro, querrá tomar medidas para solidificar su reclamo, incluyendo la presentación de un informe de policía y buscar atención médica. Es importante documentar lo que sucedió para asegurar la compensación necesaria para cubrir los gastos médicos. Es una buena idea tomar fotografías y recoger las declaraciones de los testigos, de ser posible.

A partir de ahí, puede presentar una demanda ante el proveedor de seguro del propietario del perro. Por lo general, este tipo de responsabilidad está cubierta por la póliza de seguro de un propietario o inquilino. Sin embargo, existen límites a lo que cubrirán estas políticas. La póliza puede cubrir completamente los incidentes que ocurren en la propiedad del propietario, pero solo cubren parcialmente los incidentes que ocurren en otros lugares (si el perro está siendo caminado por el vecindario o escapa del patio, por ejemplo).

Algunas políticas también excluyen ciertas razas de perros que se cree que son agresivas (como pitbulls), y a menudo, solo cubrirán el primer incidente de mordida, por lo que si el perro tiene un historial de mordeduras, no continuarán proporcionando cobertura después del primer pago. Todos estos factores podrían significar que el dueño del perro sea personalmente responsable de los costos, y muchos propietarios no querrán pagar de su bolsillo.

Propietarios de lucha y proveedores de seguros

Si usted presenta una demanda ante un proveedor de seguros y encuentra que la póliza no cubre sus costos o que intentan retrasar y negar su reclamo, es hora de presentar una demanda por lesiones personales en la corte con la ayuda de un abogado calificado y experimentado de Los Angeles.

Cuando se esté recuperando del trauma y las lesiones físicas de una mordedura de perro, lo último que necesita es una batalla judicial sobre quién pagará sus facturas médicas y otros gastos. Necesitará una firma de abogados de confianza que ofrezca atención personalizada y compasiva y tenga la experiencia para asegurar el acuerdo que se merece. Querrá una empresa orientada a los resultados que tenga un historial de éxitos. También es importante trabajar con una compañía que no le cobra comisiones a menos que llegue a un acuerdo o a una victoria.

Si es víctima de una mordedura de perro y el dueño de la mascota o el proveedor de seguros le dan largas, es el momento de ponerse en contacto con los expertos de Lalezary Law Firm. Puede comunicarse con nosotros al 888-778-8888 o conectarse en línea para programar su consulta gratuita. Pelearemos por usted. Usted gana. Ellos pagan.

Programe Una Consulta Gratuita Sobre Su Caso

Resultados Comprobados

Nuestra sólida trayectoria nos permite prometer a nuestros clientes que si no obtenemos una indemnización en su caso, no le cobraremos.

Sin Indemnización, No Hay Honorarios.

Nuestra promesa para usted: si no ganamos con éxito su caso, no tendrá que pagarnos un centavo. Garantizado.

Por Qué Necesita un Abogado

La peor decisión que puede tomar es quedarse esperando. Tome medidas hoy. Tiene todo por ganar y nada que perder.